Hipnosis y relajación

INTERPSIQUIS. 2001; (2)
Hipnosis y relajación: una aproximación terapéutica
Eglée Iciarte Lavieri

Médico Psiquiatra.
Terapeuta Familiar.
E-mail: Egleeiciarte@teleline.es

PALABRAS CLAVE: Psicoterapia, Hipnosis, Técnicas de Relajación, Trance

(KEYWORDS: Psycotherapy Hypnosis Relaxation Technique)

Resumen
Se tienen noticias de la experiencia hipnótica desde la época de los egipcios, aunque la verdadera revolución científica acerca de la hipnosis es iniciada por Franz Anton Mesmer, médico alemán que investigó lo que posteriormente denominó magnetismo. El abad de Faria, inicia el empleo de la sugestión verbal, siendo el primero en validar la concepción del fenómeno hipnótico, al cual denominó "Sueño Lúcido". Declaró que la hipnosis es un fenómeno psicológico cuya clave es la sugestión.

Se originan dos corrientes diferenciadas que pretenden explicar el fenómeno hipnótico. Una es la encabezada por Deleuze, fiel seguidor del fluido magnético de Mesmer. Y la otra, dirigida por Barbarin, que promulgaba que el principio del fenómeno hipnótico se basa en el dominio de una conciencia sobre otra. Diversas controversias surgen al pretender su explicación, James Braid concluye que se trata de un fenómeno solamente psicológico, que denominó catalepsia palpebral. Liébeault ratifica el efecto de la acción psíquica, descartando nuevamente al fluido magnético. Bernheim de la Universidad de Nancy, promulga la evidencia de que el sueño hipnótico es real y la hipnosis una herramienta adicional terapéutica, que parte de las propiedades fisiológicas del cerebro que puede ser manipulado aún en estado de vigilia (La sugestionabilidad). Charcot trabajó con pacientes histéricas, por lo que afirmó que los efectos del magnetismo en ellas era un verdadero estado neurótico.

La Sofrología es otra propuesta realizada en Madrid, en el año de 1960, por Alfonso Caycedo. Su estudio se centra en la armonía del espíritu, mediante la práctica de técnicas de relajación como el entrenamiento autógeno de Schultz, técnica de Jacobson y estados relacionados como los que aparecen durante la práctica del yoga, los trances mediumnísticos y los éxtasis naturales y chamánicos.

Como vía alterna, la relajación es propicia para recobrar el equilibrio, mediante ejercicios corporales de respiración, elasticidad muscular y de concienciación de nuestro organismo y de las relaciones interpersonales. Son conocidas las técnicas propuestas por Edmund Jacobson y B. Schultz, J. H y su Training Autógeno (1926).

En el ámbito de la Psicología y de la Psiquiatría, la hipnosis es cada vez más considerada como una herramienta psicoterapéutica en casos de desordenes fisiológicos en el área gastrointestinal, respiratoria, dermatológica, neurológica, cardiovascular, sexual, quirúrgica y en el dolor crónico. Por su parte las técnicas de relajación, en sus diversas versiones, también poseen un amplio abanico de indicaciones, tanto en trastornos de carácter psíquico o psicofisiológico, como en el empleo profiláctico (estrés), entrenamientos deportivo y de otras categorías.

RECUENTO HISTÓRICO

La experiencia hipnótica se remonta a tiempos pretéritos. Ya en el papiro egipcio de Ebers, de unos 3.000 años de antigüedad, se reseñó su uso mediante técnicas de inducción similares a las actuales. Prácticas análogas, se describen en los rituales chamánicos de diversas culturas y épocas (1). Sin embargo, la verdadera revolución científica acerca de la hipnosis es iniciada por Franz Anton Mesmer, médico alemán que investigó lo que posteriormente denominó magnetismo. Mesmer nació en Weil, en Suabia (Alemania), en 1734. Realizó estudios de filosofía y teología en Ingolstadt y de medicina en Viena. Desde entonces ya manifestó su interés por el estudio del magnetismo. Su tesis doctoral presentada en 1766, versó acerca de De Planetarium Influxo. En ella vislumbraba la existencia de una energía cósmica capaz de penetrarlo todo. La denominó magnetismo animal para evidenciar su similitud con los imanes (Magnet) y cuyo poder curativo radicaba en que las irradiaciones magnéticas de la materia, similares a un fluido eléctrico, se propagaba mediante cuerpos intermediarios a las irradiaciones del experimentador. Su doctrina se inspiró en la filosofía y teosofía de los siglos XVI y XVII, en los libros de Paracelso, Van Helmont, Maxwell y otros. En 1775 publicó en Viena la Sendschreiben an einen auswärtinger Arzt ueber die Magneteur. Ante el rechazo de sus hallazgos por parte de las sociedades científicas, abandona Austria en 1777 y se dirige a París, en donde recibe mayor aceptación, allí publica Mémoire sur la découverte du Magnetisme Animal. Practicó hipnosis individual situándose frente al paciente, lo miraba en los ojos y lo tocaba de diferentes maneras hasta que éste caía en estado de trance. También realizó sesiones de grupo de carácter sugestivo, ayudándose de perfumes, música y juego de luces. En vista de su éxito, el monarca Luis XVI solicitó a la Academia de Ciencias de París que estudiara los procedimientos mesmerianos. Para este fin se constituyeron dos comisiones. Ambas concluyeron que debido a que el fluido magnético no puede ser percibido por ninguno de los sentidos y que su acción era dudosa, no existían pruebas demostrativas de la existencia del mencionado fluido magnético animal, siendo su efecto producto de la imitación y a la imaginación. A pesar de esto, luego de la muerte de Mesmer en 1815, su obra evolucionó y sus teorías fisiológicas se convirtieron en psicológicas (2).
Armand Chastenent, conocido como el marqués de Puységur, continuó con la obra de Mesmer, acentuando su investigación sobre los estados de sonambulismo. Posteriormente, el abad de Faria, nacido en Goa (India Oriental) y con marcadas influencias de yogis de la India, en 1813 dictó un curso de magnetismo en París. El dio el paso transicional al declarar la inexistencia del fluido magnético y otorgándole preponderancia a la palabra, iniciando así el empleo de la sugestión verbal. Fue el primero en validar la concepción del fenómeno hipnótico, al cual denominó “Sueño Lúcido”. Declaró que la hipnosis es un fenómeno psicológico cuya clave es la sugestión (2).

A partir de allí, se originan dos corrientes diferenciadas entre sí. Una fiel seguidora del fluido magnético de Mesmer, encabezada por Deleuze, quien publica en 1824 Instructions practiques sur le magnétisme Animal. Y la otra, que promulgaba que el principio se debía al dominio de una conciencia sobre otra y era dirigida por Barbarin.
En 1821, Recamier practica por primera vez con éxito, una intervención quirúrgica con anestesia magnética. Estas intervenciones fueron llevadas a la luz pública por John Elliotson, un prestigioso cirujano inglés, quien funda la revista Zoist, en donde describe múltiples operaciones llevadas a cabo bajo la hipnosis magnética e instala un hospital en Fitzroy Square. El y sus seguidores son atacados por el Royal College of Physicians, sin embargo, funda dos nuevos hospitales, el Mesmeric Hospital de Dublin y el de Edimburgo. En el primero, en 1842, Ward amputó una pierna sin dolor.

En 1841, Lafontaine, presentó en Manchester sus experiencias acerca del magnetismo. James Braid asiste a ellas y queda convencido, a pesar de ser poseedor de un fuerte espíritu científico. A partir de allí, estudia el proceso y determina que al obligar a un individuo a fijarse en un objeto durante un tiempo, se produce una fatiga ocular que induce el cierre de los párpados, cayendo la persona en un estado de sueño especial. El concluyó de que se trataba de un fenómeno solamente psicológico, que denominó catalepsia palpebral. En 1859 publica Neurohipnología, en donde denomina hipnotismo, al sueño nervioso obtenido por fijación, que produce un estado particular en el sistema nervioso, ocasionado por maniobras artificiales, conseguido por la concentración mental y visual del ojo sobre un objeto. Lo psicológico priva sobre lo físico, la imaginación incide de manera general a los pacientes. El pretende imbricar las concepciones de Gall, acerca de la Frenología y los criterios de Mesmer (3). Teste publica en 1845 le Magnétisme Animal Appliqué y en 1853 el Manuel de Magnetisme Animal.

Velpeau, en 1859 informa a la Academia de Ciencias de la incisión de un absceso, en un paciente operado bajo hipnosis por los doctores Broca y Follis. Esta comunicación motivó al doctor Liébeault a continuar el trabajo de Braid. Se instaló en el pueblo de Port-Saint-Vicent, cerca de Nancy, en donde realiza curaciones mediante una terapéutica basada en la sugestión. Sus éxitos atraen a Bernheim de la Universidad de Nancy, quien se convence de la evidencia de que el sueño hipnótico es real y la hipnosis una herramienta adicional terapéutica. Crean la escuela de Nancy, en donde recopilan más de 6.000 historias clínicas. Liébeault ratifica el efecto de la acción psíquica, descartando nuevamente al fluido magnético. Al principio no diferenció al sueño provocado por la sugestión, del natural. Posteriormente desechó la idea del hipnotismo y afianzó el fenómeno de la sugestión, como un estado exaltado que se puede producir durante el sueño natural o el provocado. Publica en 1886 el libro Du Sommeil et des Etats Analogues Considérés Surtout au Point de Vue de l’Action au Moral sur le Physique (2).

Para Bernheim (2), el fenómeno de la sugestión no está en función de un estado magnético (Mesmer), ni de un estado hipnótico (Braid), ni de un estado de sueño provocado (Liébeault), ni de una neuropatología (Charcot), sino de las propiedades fisiológicas del cerebro que puede ser manipulado aún en estado de vigilia (La sugestionabilidad). Para la Escuela de Nancy, se actúa sobre el psiquísmo para llegar al fenómeno psíquico. Todos los fenómenos son por lo tanto de origen psicológicos. Para Bernheim, la sugestión es el acto por el cual una idea es introducida dentro del cerebro y aceptada por éste. El hecho de imaginar un estado físico, fisiológico o sensorial, tiende a afianzar la realización de dicho estado. Para él, el sueño no es indispensable para la manifestación de los fenómenos hipnóticos, ya que las contracciones musculares, alucinaciones, obediencia pasiva y otros fenómenos, podían obtenerse por sugestión en estado de vigilia sin sueño, la hipnosis y la sugestión pueden existir independientemente una de la otra. Liébeault no admite esta realidad y continúa con sus métodos hipnóticos. Esta discrepancia se mantiene hasta el final de sus respectivas carreras.

En París, Charcot empieza a interesarse por la hipnosis en 1878, cuando ya es una figura de la medicina neurológica francesa. Como neurólogo se ocupó de la fisiología del hipnotizado, pasando del aspecto psicológico. Nunca hipnotizó ya que ignoró las técnicas de inducción de la hipnosis, sus ayudantes de la Salpêtrière eran quienes preparaban a los pacientes. Como su trabajo estuvo focalizado en pacientes histéricas, afirmó que los efectos del magnetismo en ellas era un verdadero estado neurótico, constituido por tres estados diferenciados: letargia, catalepsia y sonambulismo. Con la muerte de Charcot, el hipnotismo decae en interés (4) (5).

Freud realizó una pasantía en el servicio de Charcot y se interesó en las investigaciones llevadas a cabo en Nancy acerca de la hipnosis; allí escribe el prólogo para la traducción alemana del libro de Bernheim, De la suggestion. Sin embargo, fueron los trabajos de Breuer, neuropatólogo vienés, los que determinaron la terapéutica de Freud, más allá de la práctica hipnótica. Breuer descubrió mientras atendía a una paciente histérica, mediante hipnosis, que los síntomas de la neurosis histérica provenían de una emoción y que remitían cuando la persona revivía el incidente motivo del trauma emocional. A este fenómeno lo denominó catarsis ( del griego alivio del alma o purificación ). Freud se hizo un fiel seguidor de este medio terapéutico y del fenómeno de la transferencia, que combinó con la hipnosis en la atención de sus pacientes privados (abreacción). Su poca fortuna como hipnotizador, hace que abandone esta alternativa, dirigiendo su energía al empleo de la asociación libre y la formulación de la teoría Psicoanalítica (4).
Posteriormente, la reactivación de la práctica de la hipnosis, se debe a los investigadores soviéticos, Pavlov y Betcherev, quienes demostraron de manera experimental, la base fisiológica del fenómeno. Sus trabajos pusieron en evidencia la importancia de la palabra en los sujetos en estado hipnótico y su efecto regulador sobre las funciones de diversos órganos.

Luego de la 2ª guerra mundial y como consecuencia de las secuelas de las neurosis de guerra, se pone nuevamente en vigencia el uso de la hipnosis. A partir de ese momento, se dictan cursos, se abren centros de experimentación, se pronuncian conferencias y se edita información al respecto. En 1955, la British Medical Association le otorga un lugar y se admite en las facultades de medicina. En el año 1958, la American Medical Association la acepta como alternativa terapéutica.

La Sofrología es propuesta en Madrid, en el año de 1960, por Alfonso Caycedo, psiquiatra colombiano, profesor de la Universidad de Barcelona. Su fundamento sugiere el estudio de la armonía del espíritu. Esta nueva terminología tiene como propósito desembarazar estos estudios de la connotación mágica además de incorrecta que conlleva la palabra hipnosis, ya que implica un estado de conciencia no correspondiente al que se pretende llegar con su práctica. Con la Escuela Sofrológica se inicia un nuevo estudio científico de la conciencia, a partir del pensamiento fenomenológico. Se parte de nuevas concepciones, investigando estructuras y posibilidades y sus modificaciones mediante medios físicos, químicos y psíquicos. Incorpora técnicas de relajación, entrenamiento autógeno de Schultz, técnicas de Jacobson y estados relacionados como los que aparecen durante la práctica del yoga, los trances mediumnísticos y los éxtasis naturales y chamánicos. En conclusión, esta disciplina se dedica al estudio de los fenómenos que ocasionan modificaciones del estado de la conciencia como las técnicas de relajación autógenas y heterógenas, sistemas de entrenamiento aportados por la cultura oriental, los fenómenos indebidamente llamados hipnóticos por Braid y los cambios producidos por la acción farmacológica. Es una útil herramienta de la medicina integral.

LA HIPNOSIS Y SU PERSPECTIVA ACTUAL

A pesar de que la hipnosis ha sido utilizada desde hace milenios, su mecanismo no está aún claro. El estado hipnótico se ubica en un nivel de conciencia, entre la vigilia y el sueño, que se induce mediante el empleo de técnicas idóneas y en donde el sujeto se haya en una situación en donde los estímulos exteriores se encuentran disminuidos. Psicológicamente, se sitúa en un estado de introversión en el que se posiciona en una situación de dependencia con su terapeuta, que se acrecienta con la sugestionabilidad, en una relación de alianza-creencia.

Kaplan (4), la describe como un fenómeno de elevada concentración, en el que el individuo se involucra en una relación de hiperatención con el hipnotizador, teniendo lugar un estado de trance, caracterizado por una elevada sugestionabilidad. El hipnotizado es susceptible de experimentar modificaciones sensoriales y motoras, hipermnesia, automatismos por orden durante y posterior al trance hipnótico y estados disociativos en donde un grupo de procesos mentales pueden funcionar de manera independiente. Es un estado que difiere del sueño fisiológico.

Como hemos visto, la sugestión es un fenómeno que se ha involucrado íntimamente con la hipnosis. Es descrita como un proceso psicológico por el cual aceptamos una idea de manera acrítica, sin que exista ninguna razón lógica para hacerlo. La sugestionabilidad es la facultad de ser sugestionado. La sugestión puede ser producida y aumentada por ritos ceremoniales, por el efecto Carpenter (sugestión de masas), por repetición persistente de las mismas palabras (Hitler), por el efecto persuasivo de situaciones emocionales (colores, música, danza) o mediante la sexualidad (publicidad). Puede darse de manera aguda cuando un persona se encuentra agobiada por sentimientos de desamparo, como un adulto en una situación psicológicamente traumática o como un rasgo de carácter en individuos emocionalmente inmaduros, expresándose como credulidad; casos extremos son la catatonia, ecopraxia y la folie à deux (2).

La sugestión se encuentra regida por leyes:

-Ley de la concentración de la atención: la atención se concentra en una sola idea, esta tiende a transformarse en un acto.

-Ley del efecto inverso: ante el pensamiento “debería hacer tal cosa, pero no puedo hacerla”, cuando más se trate de hacerlo, más difícil le será (ej. Insomnio).

-Ley del efecto dominante: una emoción fuerte, tiende a desplazar a una débil.

Teorías acerca de la hipnosis:

1. Teoría fisiológica de Pavlov: la define como un sueño parcial consecuencia de una inhibición cortical, circunscrita topográficamente y en intensidad y que se encuentra regulada por la relación hipnotizador-hipnotizado.

Distingue tres fases: -Igualación: inducción, cercana a la normalidad en donde la
totalidad de los estímulos actúan de manera similar.

-Fase Paradójica: es selectiva. Un estimulo fuerte, provoca una respuesta débil y viceversa. La voz sugestiva del hipnotizador actúa con mayor eficacia que los ruidos externos.

-Fase Ultraparadójica: en esta fase se sensibilizan células cerebrales que no reaccionaría en estado de vigilia.

La limitante de los estudios de Pavlov es que fueron realizados con animales, por lo que su teoría neurofisiológica es una generalización a lo humano.

2. Teoría de la Disociación: Pierre Janet plantea que el fenómeno esencial de la hipnosis es la supresión del control personal, que hace disminuir el sentido crítico y facilita la sugestión, ya que la hipnosis produce disociación de la conciencia. Diferencia dos niveles de funcionamiento: la voluntad e intención y el de la actividad refleja. La hipnosis elimina la voluntad, por lo que se instala un comportamiento reflejo disociado del consciente.

3. Teoría Psicológica Experimental: White en 1914 presenta la hipnosis como un aprendizaje en el que el hipnotizado, cumple un papel regido por las indicaciones del hipnotizador y de las ideas que tiene acerca del fenómeno. Witzenhoffer, partiendo de los trabajos de Hull, admite que existe algo más que la sugestionabilidad. Orne en 1962, plantea una esencia de la hipnosis y unos artificios que son las influencias socio-culturales de la época y de los elementos comunicados consciente o incoscientemente por el hipnotizador.

4. Teoría Psicoanalítica: la concibe como un estado regresivo en donde el hipnotizado revive la relación padre-hijo. La regresión se obtiene por un mecanismo de identificación, con la palabra; el hipnotizador actúa transferencialmente con un rol de ideal todopoderoso, además de correr el riesgo de que el paciente traslade al terapeuta sentimientos del pasado. Desde un punto de vista psicoanalítico, la regresión posee niveles de intensidad y no engloba la totalidad de la personalidad e implica además una posición imaginaria en donde puede repetir comportamientos anteriores.
Desde un punto de vista ético, no se debe nunca intentar practicar la hipnosis en un clima coercitivo. Se debe explicar al individuo la naturaleza del procedimiento, valorar su susceptibilidad de ser hipnotizable y advertirle que puede interrumpir la experiencia de trance cuando lo desee y aclarar los objetivos de la intervención.

MÉTODOS DE RELAJACIÓN

Relajación significa la vuelta de un músculo a su longitud y estado normal, luego de un período de tensión. El termino proviene del latín relaxatio que significa reposo. En la actualidad se refiere a una disciplina tanto del cuerpo, como de la mente. Ambas entidades, como sabemos se encuentran estrechamente interrelacionadas, por lo que distintos estímulos, provenientes tanto del interior como del exterior, afectan a ambas instancias e inciden directamente en nuestro estado mental (6).

La relajación es una alternativa para recobrar el equilibrio, mediante ejercicios corporales de respiración, elasticidad muscular y de concienciación de nuestro organismo y de las relaciones interpersonales (7). Dicho estado puede alcanzarse además mediante rituales, música, canto, danza y empleo de sustancias específicas (1).

A. Edmund Jacobson en 1908 en la Universidad de Harvard, se interesó en el trabajo de un autor francés, Fouillée acerca de los sobresaltos involuntarios. El se explicó este fenómeno con la convicción de que ruidos imprevistos, alteran el estado de concentración y ocasionan los citados estremecimientos, por el desplazamiento de energía psíquica al área física, estableciéndose una relación entre la vivencia emocional y la tensión muscular. Comprobó con estudios realizados con electromiograma, que las emociones, el nerviosismo, la imaginación y otros procesos mentales, ocasionan modificaciones neuromusculares. En base a estos conocimientos elaboró un método de relajación con el fin de provocar tranquilidad mental al suprimir las tensiones musculares, mediante el aprendizaje progresivo de la relajación del cuerpo, región por región (8).

En el transcurrir del tiempo, investigadores han fundamentado sus propias teorías en la técnica de Jacobson:

1. Relajación analítica de Jarreau y Klotz. Emplea ejercicios de relajación y su aplicación en la vida activa.

2. Relajación en el niño por el movimiento pasivo: propone la regulación del tono mediante movimientos pasivos del menor, y posteriormente la readaptación de esos movimientos.

3. La pedagogía de relajación de Gerda Alexander: se trata de una pedagogía centrada en la tonicidad muscular y en el ritmo, dirigida a la reeducación del movimiento de deportistas y bailarines.

B. Schultz, J. H. en 1912 era un psicoterapeuta que empleaba las técnicas hipnóticas. Para él, la hipnosis es un fenómeno psicológico, que no se basa simplemente en la sugestión; lo considera un cambio de actitud de todo el organismo. Manifiesta que la sugestión y la hipnosis son elementales para conocer su técnica. Realiza analogía entre los términos sugestivo y “concentrativo” ya que sugieren una desconexión concentrativa (9).

El propone el Training Autógeno en 1926 comunicándolo a la Asociación Médica de Berlín, junto con los primeros resultados de su método. El fundamento es el entendimiento de la unidad mente-cuerpo y sus interacciones psicofisiológicas. Se encuentra constituido de una serie de ejercicios dirigidos a seis zonas diferentes: músculos, vasos sanguíneos, corazón, respiración, órganos abdominales y cabeza. Permite mediante concentración mental, poner en reposo los sistemas de expresión orgánicos, con lo que se logra reducir la tensión afectiva, disminuyendo el reflejo corporal de las emociones y favoreciendo la relajación mental.
Para G. Lemaine es cronológicamente el primer método psicoterapéutico de relajación global. Es un método de descontracción muscular practicado por el propio sujeto, para el logro de la desconexión que lo coloca en un estado “hipnoide” o como lo denomina Luthe “estado autógeno” (6).

Schultz en su obra Das autogene Training, especifica que “El principio del método es inducir mediante determinados ejercicios fisiológicos racionales una desconexión (cambio de actitud) generalizada de la persona en cuestión. Desconexión que, por analogía con las antiguas observaciones sobre la hetero-hipnosis, permite todas las realizaciones propias de los estados auténticamente sugestivos (...) fue expuesto indirectamente en mi primera presentación del psicoanálisis, y en 1911, en un trabajo aislado sobre la técnica de hipnosis, que fue reproducido en la obra de Vogt, Tratado de terapéutica de las enfermedades mentales”. En esta obra, Vogt plantea la capacidad de algunos sujetos de inducirse auto-hipnosis (9).

También en esta técnica, se apoyaron otros métodos relacionados:


1. Rechemberger emplea una técnica parecida al “soñar despierto”, denominada drama simbólico o visiones catatímicas experimentales y que consiste en un trabajo imaginativo.

2. Narcoanálisis: técnica que consiste en la inducción de un estado de relajación e hipnoide mediante el uso de sustancias químicas. Su crítica se sustenta en la marcada directividad y en que al igual que como ocurre en la hipnosis, el sujeto no recuerda posteriormente lo hablado durante la sesión, por lo que no lo puede asumir.

3. Hipnosis activa graduada: fue expuesta inicialmente por Kretschmer en 1946 y publicada por D. Langen en los años sesenta. Esta técnica pretende ser una combinación de la hipnosis y del Training Autógeno. Se estudia el proceso de la regulación inductiva del tono. Posee gran influencia de los métodos de concentración del yoga clásico, y se propone como una mejor forma de auto-hipnosis. Se debe acompañar de terapia analítica.

4. Método de descondicionamiento utilizando la técnica del Training Autógeno: se inició en Burdeos en el servicio médico de Berguignan. Se basa en la teoría reflexológica de las neurosis, que consiste en inhibir la respuesta inadaptada sustituyéndola progresivamente por otra antagónica, que es generada por la relajación.

5. Regularización activa del tono muscular: empleada por Stokvis en el Centro de Medicina Psicosomática de Leyde. Consiste en la implementación de medios de distensión para enfrentar estados de tensión.

6. Reeducación psicotónica: denominado por G. Lemaire, a partir del método descrito por de Ajuriaguerra, García-Badarraco y Cahen, sobre la base de la relación socio-afectiva de los individuos.

C. Caycedo crea el método de la relajación dinámica. Este es un método de sofronización de grupo que emplea aspectos psicofísicos orientales que permiten el acercamiento del hombre con la naturaleza y tomar contacto con su universo interior.
Se encuentra constituido por tres grados:

-Primer grado: en donde no intervienen ni la voluntad ni la imaginación, solo adquieren relevancia las sensaciones internas, además de las de tensión muscular como estímulos a la conciencia. Se pone en evidencia el esquema corporal sin mediación de la voluntad.

-Segundo grado: constituido por técnicas budistas como la concentración, meditación y contemplación. Se combinan ejercicios respiratorios con movimientos lentos que permiten integrar el esquema corporal con los planos de la conciencia. El propio cuerpo es el sujeto de la meditación. La concentración se focaliza en la postura corporal, la tensión y el movimiento.

-Tercer grado: se considera un método de refuerzo de la personalidad físico-psíquica. Es una aproximación al Zen japonés. Implica meditación en la postura de loto característica, respiración sincronizada y los ojos semiabiertos. En la primera parte la meditación se circunscribe a la postura, en la respiración abdominal y en la sensación de la propia energía vital. En la segunda parte se considera la energía de todos los seres, en la vida y en la naturaleza.

LAS TÉCNICAS DE RELAJACIÓN Y LA HIPNOSIS EN LA PRÁCTICA PSICOTERAPÉUTICA
La relajación permite alcanzar un cierto nivel de conciencia paralela a un determinado estado fisiológico. Por su parte la hipnosis consiste en la atención selectiva hacia un suceso, objeto o pensamiento.

En el ámbito de la Psicología y de la Psiquiatría, la hipnosis es cada vez más considerada como una herramienta psicoterapéutica en casos de desordenes fisiológicos en el área gastrointestinal, respiratoria, dermatológica, neurológica, cardiovascular, sexual, quirúrgica y en el dolor crónico (3). También para fines legales ya que induce en sujetos hipnotizables la capacidad de revivir sucesos previos. En el orden emocional es de utilidad para el abandono del hábito tabáquico y adicción a drogas y al alcohol. Es de eficacia en el caso de trastornos de la alimentación y estados psicopatológicos. En este sentido, se ha empleado con éxito para combatir estados de estrés y sus secuelas y situaciones de fobia. Su conjunción con procedimientos de autohipnosis y tecnicas de relajación, son también de gran ayuda.

Las técnicas de relajación en sus diversas versiones también poseen un amplio abanico de indicaciones, tanto en trastornos de carácter psíquico o psicofisiológico, como en el empleo profiláctico (estrés), entrenamientos deportivo y de otras categorías (10). Considerando que su aplicación es de una relativamente escasa dificultad, dentro del espectro de posibilidades se encuentran niños con dificultades oftalmológicas, asmáticas y del comportamiento. De igual manera en la preparación para el parto psicoprofiláctico, en enfermedades somáticas, mediante su influencia organo-específicas (cardio-vascular, respiratorio, gastro-intestinal, endocrino. Etc.) y en alteraciones de índole francamente neurológica y emocional (disfunciones sexuales, menstruales, migrañas, lumbalgias, psicopatología).

Binswanger (8), ha estudiado la disminución o el aumento voluntario del ritmo cardiaco en sujetos entrenados. W. Luthe, en los años sesenta, investigó el ritmo cardíaco en pacientes neuróticos, en donde observó una disminución de un 5% de la frecuencia cardíaca. También estudió las modificaciones respiratorias en sujetos normales, en personas neuróticas y en pacientes con asma bronquial. En los primeros obtuvo una disminución de un 30 a 60 % de la frecuencia respiratoria. De manera similar, en estudio realizado por Poveda, J.M. y colaboradores (11), en estudiantes de la Universidad Autónoma de Madrid, estos datos se han visto corroborados al comparar la frecuencia respiratoria y cardiaca obtenidas antes y su disminución posterior a la implementación de ejercicios de relajación, con una significación estadística muy alta (p<1.10-6).

BIBLIOGRAFÍA
1. Poveda, J.M. Chamanismo. El Arte Natural de Curar. Madrid: Ediciones Temas de Hoy; 1997.

2. Bernheim’s. New Studies in Hypnotism. Traslated by Richard Sandor. New York: International Universities Press, INC. 1980.

3. Granjel, L.S. La frenología en España. (Vida y Obra de Mariano Cubí). Cuadernos de Historia de la Medicina Española. Monografías XXIV. Universidad de Salamanca.
Salamanca: ediciones del Instituto de Historia de la Medicina Española. 1973.

4. Kaplan, H. Y Sadock, B. Sinopsis de Psiquiatría. 7º ed. Madrid: Editorial Médica Panamericana 1996.

5. Bannour, W. Jean-Martin Charcot et l’hysterie. Paris: Métailié. 1992.

6. Chia, M. Transformar el Stress en Vitalidad. 2ª Ed.. Barcelona: Sirio S.A. 1992.

7. Valdéz y Flores. Psicobiología del Estrés. Barcelona: Martínez Roca; 1990.

8. Geissmann, P. y Durand de Bousingen. Los Métodos de Relajación. Madrid: Guadarrama; 1972.

9. Schultz, J. Entrenamiento Autógeno (Autorelajación Concentrativa). 3ª Ed. Barcelona: Científico-Médica; 1969.

10. Buceta, J.M. y Bueno, A.M. 1995 Psicología y Salud: Control del Estrés y sus Trastornos Asociados. London: Dykinson, 1995.

11. Poveda, J.M., Iciarte,E., Toro-Lira,E. Y col. Relaxation Techniques: Profitability Gain-cost. Department of Psychiatry. Universidad Autónoma. Madrid, Spain.

12. Schreiber EH y Schreiber KN. Using relaxation techniques and positive self-esteem to Improve academic achievement of college students. Psychologycal Report.
1995 Jun;76(3Pt1):929-30.

13. Andreassi, B. Psychophysiology. Nueva York. Lawrence Erlbaum Associates; 1989.

14. Belloch, A.; Sandín, E. y Ramos, E. Manual de Psicopatología. Madrid: McGraw- Hill; 1995.

Sobre Magnetismo se publica en España en 1845. Cubí y Pers y Ramona traducen el manual de Alphonse Teste (Manual práctico de magnetismo animal, o exposición metódica de los procedimientos empleados para producir fenómenos magnéticos, y su aplicación para el estudio y tratamiento de las enfermedades...Barcelona 1845).
Del magnetismo animal, extractado y traducido de las obras de L. Roston. Barcelona, 1845.

J.P.P. Deleuze. Instrucción práctica sobre el magnetismo animal. Traducción de Manuel Aranda y Sanjuán. Barcelona. 1882.

José Mª Pelegrí en 1853, farmacéutico del hospital general de Tarragona, dio a conocer sus resultados acerca de las llamadas “mesas giratorias”. Del mismo tema se hicieron publicaciones en el Boletin de Cirugía, Medicina y Farmacia de Madrid en 1853, en el Diário de Barcelona (1853) y en el Heraldo Médico (1853). Cubí plantea acerca de ésta información que “Se desprende de nuestro cuerpo un fluido vital, dominado por la voluntad, el cual se incorpora hasta en objetos inorgánicos con tal de que se hallen a la vista i en contacto con los dedos del cuerpo humano” (La frenología i sus glorias, p. 1010).

Cubí y Pers y Ramona, tradujeron la obra de Teste La frenologia y sus glorias y las enriquecen con sus propias reflexiones. Plantea el término”Telegrafia electrico-nerviosa”. “transito de lo material a lo espiritual i de lo espiritual a lo material, por via de telegrafias electrico-nerviosas, que, formadas en admirable multiplicidad de partes i obrando en admirable unidad de acción, Dios ha creado en nuestros organismos”. “Los medios materiales de que se vale el alma para esta transmisión activa i pasiva (la relación alma-cuerpo, concretamente) son unos fluidos imponderables mui sutiles llamados jenéricamente “fliïdo nervioso”, “fluïdo magnético”, “fluïdo electrico animal”, que se jeneran principalmente en el cerebro, i en los gangliones, pero que recorren i cruzan todo el organismo”.

Cubí escribe en el prólogo de la obra de Teste “El magnetismo no ha de ser privilegio exclusivo de unos pocos, sino como la naturaleza, abiertas sus puertas a todod el mundo. Si queremos saber lo que es el magnetismo, i lo que el magnetismo puede dar de si, es menester que todos magneticemos”.

En 1845, se estrenó la comedia de Manuel Bretón de los Herreros. III: 441-56; Madrid,1883, frenología y Magnetismo.